Las nuevas tecnologías causan adicción al 10% de los menores

adiccion-a-los-videojuegos1Aquí la noticia.

No sólo la droga puede crear dependencia en las personas. En los últimos 5 años los psiquiatras y psicólogos están detectando un aumento creciente de adicciones a Internet, a los videojuegos o al móvil. Las consultas psiquiátricas cada vez tratan más personas enganchadas al móvil, el gimnasio o las dietas, entre otros. El aumento es tal que, según el director médico del Sagrat Cor de Martorell y psiquiatra, José Antonio Larraz, numerosos estudios concluyen que un 10% de los jóvenes (de hasta 18 años), lo que en catalunya correspone a unos 125.000 menores, tienen adicción “en diferentes grados” a nuevas tecnologías como la consola o el chat. Para el director médico del centro de salud mental, estas nuevas adicciones de tipo conductual suponen “un auténtico enganche” de la persona que siente la necesidad de llevar a cabo una conducta (chatear, por ejemplo) y que cuando la abandona sufre, siente malestar e incluso ansiedad.

Según los expertos, estas nuevas formas de adicción son consecuencia de los cambios de una sociedad cada vez más tecnológica y que a menudo valora en exceso lo externo. En el caso de los jóvenes, para Larraz el “consumismo extremo e irracional” que impera hoy supone una presión para los adolescentes. También el hecho de vivir en una sociedad “cada vez más individualista” es para el psiquiatra un factor de riesgo a la hora de engancharse ya que en muchos casos pasarse horas delante del ordenador o la consola aísla aún más del entorno. Por ello, aboga por que los padres enseñen a sus hijos a hacer un uso responsable de las nuevas tecnologías.

José Antonio Larraz alerta que estas “recientes” adiciones afectan a gente “normal”, es decir, sin ningún tipo de trastorno, y que cada vez abarcan a una parte más numerosa de la población. De todas formas, hay algunos factores de riesgo que pueden desencadenar en una adicción. Así, según los especialistas muchos adictos conductuales se caracterizan por ser personas depresivas o con ansiedad, con pocas estrategias para afrontar las situaciones y a los que les cuesta tolerar la frustración. No obstante, los expertos hacen hincapié en que cada caso es diferente y que es preciso hacer una evaluación individualizada. Por sexos, se ha constatado que entre las mujeres predomina la adicción a las dietas o a las compras y entre los hombres hay mayor enganche al trabajo. Sin embargo en lo que se refiere a la adicción a las nuevas tecnologías, no existen grandes diferencias entre ambos sexos.

¿Afición o adicción?
Pero ¿cómo saber si nos gusta pasar horas en Internet o estamos enganchados? Para el Dr. Larraz se trata de un límite complicado que resume con el enunciado “afición o adicción”. Así, un aficionado, por ejemplo, a la consola disfruta delante de la pantalla pero puede dejar este hábito cuando quiera. Es decir, con la afición la persona controla la situación. En cambio, nos puede hacer pensar que tenemos un problema de adicción cuando no somos capaces de dejar lo que estamos haciendo o cuando lo dejamos pero esto nos genera sufrimiento e incluso ansiedad. Estas adicciones se traducen en un pensamiento obsesivo, desinterés por otras actividades y, sobre todo, una alteración de la vida cotidiana.

Un año de tratamiento
Una vez detectado el problema, paso que en muchos casos hace la familia del afectado, se debe empezar un tratamiento que en los pacientes del Dr. Larraz consta de dos fases. Una intervención individual y otra grupal que sirve para intercambiar experiencias con otros “adictos” que están en una fase de terapia más avanzada y que, por tanto, pueden servir de espejo en el que mirarse a los que se inician en el tratamiento. La consecuencia final es que la persona sea capaz de dejar de ser dependiente del ordenador, la consola o el móvil. Pero es algo que el paciente debe poder hacer por sus propios medios, no se le debe prohibir. Con todo esto, y si la adicción tiene que ver con “aspectos de la cultura general del consumismo y no con un trastorno de la personalidad” los resultados se empiezan a ver pronto. Y se podrá hablar de curación en aproximadamente un año. Pero Larraz subraya la importancia de la educación para no engancharse o para no volver a recaer.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s